PARALISIS DEL NERVIO INTEROSEO POSTERIOR (PIN)

Anatomía

Es una rama del nervio radial.

Pasa entre las dos cabezas del supinador y se acuesta íntimamente con el radio proximal. Luego pasa sobre el origen del músculo abductor largo del pulgar para viajar a lo largo de la membrana interósea posterior. En la muñeca, pasa a través del cuarto compartimiento extensor para terminar en la cápsula de la muñeca dorsal. En el extremo distal del supinador (que está inervado por PIN), se bifurca en dos ramas principales:

 

Rama recurrente o rama corta, que proporciona inervación del motor a

Extensor digitorum communis (EDC)

Extensor digiti minimi (EDM)

Extensor carpi ulnaris (ECU)

 

Rama descendente o rama larga, que proporciona inervación del motor a

 

Abductor pollicis longus (APL)

Extensor pollicis brevis (EPB)

Extenspr pollicis longus (EPL)

Extensor indicis proprius (EIP); y

Inervación sensorial a la cápsula dorsal de la muñeca.

La ECRB está inervada por el nervio radial en el 50% de los casos y por el PIN en el 50% de los casos.

 

Etiología de la parálisis del PIN

 

Hay dos grupos principales de pacientes:

 

Traumático

Fracturas alrededor del codo

Laceraciones con lesiones nerviosas directas.

Contusiones directas por traumatismo contuso.

 

Atraumático

Neuropatía por atrapamiento.

Amiotrofia neurálgica (síndrome de Parsonage-Turner).

Constricciones de reloj de arena del PIN. Lesiones que ocupan espacio (lipoma, ganglio, artropatía inflamatoria). Entre los casos atraumáticos, hay ciertas características clínicas que podrían apuntar hacia una etiología particular:

Presentación

En situaciones traumáticas, la combinación de traumatismo del codo con los siguientes signos debe alertar al médico sobre la posibilidad de lesiones al PIN:

 

Extensión de muñeca débil con desviación radial.

Pérdida de extensión en las articulaciones metacarpofalángicas de todos los dedos y el pulgar.

Abducción débil del pulgar con disminución de la fuerza.

En casos atraumáticos, los pacientes pueden presentar:

Dolor doloroso en el antebrazo dorsoradial proximal

Aumento de la sensibilidad sobre el túnel radial.

Debilidad motora / parálisis como se describe arriba.

La presentación puede ser variable o progresiva.

 

Exámenes de estudio

Radiografías: necesarias en el traumatismo del codo, pero menos útiles en casos atraumáticos. Resonancia magnética: utilizada para excluir cualquier lesión que ocupe espacio, puede mostrar cambios degenerativos en los músculos.

Neurofisiología: se realiza después de 2 a 3 semanas de aparición de parálisis.

 

Tratamiento

En casos traumáticos,

Si hay una herida abierta en el transcurso del PIN con disfunción, se indican la exploración formal y la reparación del nervio.

En las dislocaciones por fractura de codo, el tratamiento inicial debe dirigirse a restaurar la arquitectura ósea normal de la articulación. En las lesiones cerradas (como la dislocación del codo tratada con reducción cerrada), se considera un período de observación. Si no hay recuperación clínica a las 8 semanas, se recomienda la exploración del nervio. En traumas más graves o cuando se contempla una cirugía abierta en el radio proximal, se recomienda la exposición formal del PIN.

 

En casos atraumáticos,

No quirúrgico

 

Modificación de actividad

Descanso

Analgésicos

Férula para la mano

 

Quirúrgico

 

Se recomienda la descompresión quirúrgica (neurólisis) si no hay recuperación clínica a las 8 semanas y más convenientemente si hay una debilidad progresiva, hay una lesión que ocupa espacio.

Para la presentación que no muestra mejoría funcional, la transferencia de tendones es una opción reconstructiva para restaurar los dedos y la extensión del pulgar.