LESIÓN DEL PLEXO BRAQUIAL

El plexo braquial es un grupo de nervios que provienen de la médula espinal en el cuello y viajan hacia abajo del brazo (consulte la Figura 1). Estos nervios controlan los músculos del hombro, el codo, la muñeca y la mano, además de proporcionar sensación en el brazo. Algunas lesiones del plexo braquial son leves y se recuperarán completamente en varias semanas. Otras lesiones son lo suficientemente graves y podrían causar alguna discapacidad permanente en el brazo.

Causas

Los nervios del plexo braquial pueden dañarse por estiramiento, presión o corte. El estiramiento puede ocurrir cuando la cabeza y el cuello se alejan del hombro, por ejemplo, durante una caída de motocicleta o un accidente automovilístico. Si es lo suficientemente grave, los nervios pueden desprenderse de la médula espinal en el cuello. La presión podría producirse por el aplastamiento del plexo braquial entre la clavícula y la primera costilla, lo que puede ocurrir durante una fractura o dislocación. La hinchazón en esta área por sangrado excesivo o tejidos blandos lesionados también puede causar una lesión del plexo braquial.

Signos y síntomas

Las lesiones nerviosas pueden detener las señales hacia y desde el cerebro, impidiendo que los músculos del brazo y la mano funcionen correctamente y causando pérdida de sensibilidad en el área.

Tratamiento

Muchas lesiones del plexo braquial en adultos no se recuperarán por sí solas, y la evaluación temprana por parte de médicos con experiencia en el tratamiento de estos problemas es esencial. Algunas lesiones del plexo braquial pueden recuperarse con el tiempo y la terapia. El tiempo de recuperación puede ser de semanas o meses. Cuando es poco probable que una lesión mejore, se pueden usar varias técnicas quirúrgicas para mejorar la recuperación.

Para ayudar a decidir qué lesiones es probable que se recuperen, su médico se basará en múltiples exámenes del brazo y la mano para verificar la fuerza de los músculos y la presencia de sensibilidad en diferentes áreas. Se pueden usar pruebas adicionales, como una resonancia magnética o tomografía computarizada / mielografía, para visualizar el plexo braquial. También se puede realizar un Estudio de conducción nerviosa / Electromiograma (NCS / EMG), una prueba que mide la actividad eléctrica transmitida por los nervios y los músculos.

En algunos casos, cuando no se produce la recuperación del nervio, se puede realizar una cirugía de transferencia de tendón.

imagenes DMY WEB CODO 6.png

Recuperación

El paciente debe hacer varias cosas para mantener la actividad muscular y evitar que las articulaciones se pongan rígidas. Su médico puede recomendar una terapia para mantener estas articulaciones flexibles. Si las articulaciones se vuelven rígidas, no se moverán incluso después de que los músculos vuelvan a funcionar, como una bisagra que se ha oxidado.

Cuando se ha lesionado un nervio sensorial, el paciente debe tener mucho cuidado de no quemarse o cortarse los dedos mientras no haya sensación en el área afectada. Durante la recuperación del nervio, es posible que el cerebro no interprete correctamente las nuevas señales nerviosas y que se necesite un procedimiento llamado reeducación sensorial para optimizar el control muscular y la sensación en la mano o los dedos. Su médico le recomendará la terapia adecuada según la naturaleza de su lesión.

Los factores que pueden afectar los resultados después de una lesión del plexo braquial incluyen la edad del paciente y el tipo, la gravedad y la ubicación de la lesión. Aunque las lesiones del plexo braquial resultarán en problemas duraderos para el paciente, la atención de un cirujano de mano y la terapia adecuada pueden maximizar la función.