HISTORIA DE LA ESPECIALIDAD

Cirugía de la Mano

Infelizmente la segunda guerra mundial fue el escenario durante la cual el sufrimiento, las lesiones e inclusive pérdidas humanas acabaron estimulando a la evolución de muchas técnicas quirúrgicas y conocimiento científico de varias áreas de la medicina.

Esta relación entre guerra, estudio, precariedad, desarrollo, necesidad, carencia y descubrimientos científicos llevaron a que tres distinguidos ciudadanos americanos se encuentren y den horizonte a la nueva especialidad. El ex presidente Franklin Delano Roosvelt a sus 39 años fue víctima de poliomielitis dejándolo parapléjico, tras años de rehabilitación e intentos de volver a caminar fue conociendo a muchos ortopedistas, entre ellos a Norman Kirk, general del ejército y médico - cirujano general; a quien lo nombró jefe del servicio médico de las fuerzas armadas.

Posteriormente, en los años 40 hubo una enorme concentración de militares en San Francisco - California y es ahí donde el General Norman Kirk, ahora ortopedista conoce a Sterling Bunnell, el que se convertiría en el padre de la especialidad de Cirugía de la mano y que sirvió para los EUA en Francia como médico del equipo de Neurología. En 1944 fue invitado para ayudar en el tratamiento de las lesiones en los miembros superiores de los soldados americanos, él defendía el concepto de “CIRUJANO REGIONAL”, esto quiere decir que exista un especialista con formación y entrenamiento capaz de resolver en un mismo paciente los problemas óseos, tendinosos, nerviosos, vasculares y de cobertura cutánea en vez de esperar la atención individualizada por un especialista de cada área (ortopedia, cirugía plástica, neurocirugia, cirugia vascular).

Luego, en 1945, el Dr. Bunnell se dedicó a viajar por todo el país (EEUU) fundando varios centros de cirugía de la mano de alta especialidad (“9 - hand centers”), formando más especialistas del área, compartiendo su conocimiento y experiencias. Desde estos centros han salido los otros líderes de la especialidad que han viajado por todo el mundo o han recibido visitantes “fellows”, por lo que se ha podido en los últimos 50 años construir una gran sociedad de sociedades regionales de cirugía de la mano en todos los continentes. (www.ifssh.com)

En el Ecuador, la especialidad está en continuo crecimiento, existen varios médicos traumatólogos – ortopedistas que por vocación o formación en el extranjero se han dedicado al ejercicio de la cirugía de la mano en nuestro país a lo largo de las últimas décadas. Sin duda, su aporte ha sido valioso y de enorme importancia en la atención a patologías complicadas y de gran demanda por la escasez de médicos con formación adicional que cubran este tipo de necesidades específicamente. Sin embargo, en la actualidad, la atención especializada o sub-especializada (cadera, rodilla, columna, mano-codo, hombro, pie-tobillo, tumores y pediátrica) está cada vez más sólida, y es así que nuestro centro ofrece este servicio con calidad y calidez.

GENERALIDADES.

La cirugía de la mano incluye al brazo, antebrazo y mano, es decir, tiene la capacidad de tratar lesiones en adultos o niños que puedan afectar estructuras como huesos, ligamentos, tendones, músculos, articulaciones, nervios, vasos sanguíneos e inclusive la piel.

En otros países, la cirugía de la mano es reconocida como una especialidad médica, para ello, el médico deberá primeramente hacer el programa de especialización en ortopedia - traumatología o cirugía plástica. Así, cumpliendo este pre requisito, posteriormente realizará la residencia en cirugía de la mano - microcirugía  por al menos 1 o 2 años más, garantizando una formación de alta calidad.

Esta especialidad es amplia, incluye durante la formación el aprendizaje de las técnicas microquirúrgicas para la confección de colgajos para defectos cutáneos (islas de piel, fascia, músculo o hueso), reimplantes de dedos o miembros y lesiones de nervios periféricos o del plexo braquial. Por otro lado, también es responsable de las fracturas o lesiones del miembro superior en niños, inclusive todas sus deformidades congénitas.

Finalmente, el enfoque del cirujano de mano y su equipo está dividido en patologías no - traumáticas (ej. artrosis, deformidades, epicondilitis, tendinitis en mano, síndrome del tunel carpiano, tumores, gangliones, artritis reumatoidea, etc) y en patologías traumáticas (ej. heridas, lesiones tendinosas, todo tipo de fracturas, luxaciones o lesiones ligamentarias en mano, codo y hombro).